Destacados

El Manchester City le dio vuelta un gran partido al PSG y ganó el grupo, pero ambos están en octavos de la Champions

El Manchester City le dio vuelta un gran partido al PSG y ganó el grupo, pero ambos están en octavos de la Champions

El equipo de Guardiola se impuso 2-1 al de Pochettino, que jugó un flojo partido, por la anteúltima fecha de la fase de grupos.

Se le agotó la suerte al Paris Saint Germain, que perdió en la quinta fecha de la fase de grupos de la Champions League 2-1 en su visita a Inglaterra ante un Manchester City muy superior, pero que tuvo que remontar luego de verse sorprendido por Kylian Mbappé con goles de Raheem Sterling y Gabriel Jesús.

 

Uno más uno no siempre es dos. Ni dos más uno son tres. Mbappé Neymar más Messi no es sinónimo de éxito. No significa títulos garantizados. Se vio en Mánchester y se lleva mascullando en cada partido de la Ligue 1, donde la diferencia con el resto de equipos le permite a los de Pochettino pasear su calidad, que no su fortaleza como equipo.

Porque el fútbol al final trata de eso, de ser un gran equipo. Y la Champions suele caer normalmente del que es mejor a nivel colectivo. Un jugador, incluso tres, pueden ganarte algún que otro partido, pero difícilmente un torneo donde te cruzarás con lo mejor de Europa.

El City le dio un repaso -ya lo hizo en la ida- en cuanto a posicionamiento, circulación de balón, presión tras pérdida y cualquier otro principio futbolístico que se les ocurra. Y pese a ello tuvo que tirar de remontada para acabar como primero de grupo. No podía acabar de otra manera. No por el bien del fútbol.

El trabajo sin balón de los tres de arriba es nefasto. El PSG no puede defender bien ni mandar en un partido ante un equipo técnicamente de primer nivel. No puede porque presiona con tres jugadores menos y también defiende en campo propio en inferioridad. En el Etihad los de Pochettino persiguieron sombras, entre otras cosas, porque Neymar, Mbappé y Messi no presionan un solo balón.

El partido de Rodri fue para enmarcar. Gobernó de principio a fin, decidió cuando subir una marcha y cuando dormir el partido. Todos los balones pasaban por sus pies y, para redondear una gran noche, inició la jugada del tanto del empate con un pase de fantasía a Walker.

La diferencia entre el City del primer tiempo, dominador pero ineficaz, y el del segundo tiempo, letal y ambicioso, fue Gabriel Jesus. El brasileño marcó el tanto del triunfo pero su trascencia en el partido fue más allá de esa acción puntual. Con su presencia, el City pasó a jugar con un 9 de verdad y las jugadas encontraban siempre una referencia ofensiva: finalizado o asistente según requiriese la jugada.

¿Es la propuesta de Pochettino la adecuada? El PSG no se muestra como un equipo, no quiere ser protagonista en el juego y no hay sensación de que exista una unidad, una cohesión en un plan de juego concreto o en la elaboración de una propuesta futbolística que pueda convencer. El técnico argentino pone tres centrocampistas defensivos porque sabe que debe compensar la falta de compromiso de sus estrellas cuando no tienen el balón. Aun a riesgo de perder calidad o criterio en la salida de balón o en la conservación de la pelota. El resultado es un equipo en el que parece que cada uno juega a lo suyo y donde la solidaridad y el compañerismo brillan por su ausencia.

/Escrito por Jaime Rincón para Marca

Amenazó con pagar de nuevo la falta de gol el equipo de Pep Guardiola, pero confió en su juego combinatorio hasta el final para imponerse a un PSG que pareció dejarlo todo en manos de Messi, Neymar y Mbappé y que estuvo cerca de recibir un premio que hubiera sido injusto.

Con el PSG partido en dos bloques, los tres de arriba, anclados en el centro del campo, y el resto de jugadores defendiendo, el City gozó de unos primeros minutos excepcionales, sintiéndose dueño y señor del partido. Parecido a lo que ocurrió en París y con la misma suerte de cara al arco.

Kimpembe tuvo que apagar el primer incendio al sacar un cabezazo de Rodri en la línea de gol, pero el City no paró de crear y de demostrar que si hubieran fichado a un ‘nueve’ como Harry Kane en el verano europeo, probablemente serían los amos del continente. Pero sin Kane y con Foden fuera, el City lo tenía todo menos el último toque.

Mahrez fue el más activo y el que tuvo el gol en sus pies en dos ocasiones. La primera tras un taconazo entre dos defensores, un recorte hacia el interior y un disparo con rosca que desvió justo Hakimi, la segunda con un disparo raso que llevó a Navas al suelo y a estirar la mano derecha para sacarla no sin susto mediante.

La más clara la dispuso Gündogan. Tras un centro peligrosísimo de Cancelo y un despeje malísimo de Mendes, el alemán acomodó la pelota al palo, que la escupió para incredulidad de Guardiola en la banda, que amagó casi con el festejo. En este contexto de domino total, al City solo le quedaba esperar una transición defensiva o un error.

Cuando Neymar le robó la cartera a Gündogan en el medio, despegó rápidamente el ataque, con una bola en profundidad para que Mbappé se perfilara hacia su pierna derecha y la mandase a las nubes fue el aviso de un PSG que no necesitaba más. El City tenía el equipo, la estructura, la táctica; ellos tenían el poder. Tras 45 minutos de asedio, el PSG necesitó cinco para marcar la diferencia. Los franceses son un león que elige cuándo atacar.

Messi, desde el centro, se asoció con Herrera, su pared mil veces vista. Desde el carril del ‘ocho’, puso un centro que tenía que sortear las piernas de cuatro jugadores del City. Pero la bola tocó primero en Walker, cambiando totalmente la trayectoria y cayendo en las botines de Mbappé, que preparó el disparo e hizo el primero entre las piernas de Ederson.

Era a la vez un milagro y un calco de lo visto en París. Otra vez el City contra las cuerdas por su falta de gol. Pero la complacencia de Mbappé, Neymar y Messi, mirando al City construir jugadas sin presionar ni defender, les terminó pasando factura.

Neymar no siguió a su par, Rodri colgó la pelota para la entrada de Walker por banda y este la acolchó para que Gabriel Jesús la rozara, perseguido por los centrales, en el primer palo, y Sterling, solo y estirándose, la empujara en el segundo.

La pasividad del tridente solo encontraba sentido en algún chispazo aislado como el que llevó a Neymar a tirar una pared con Angel Di María, evitar la entrada de Rodri y definir desviado frente a Ederson.

Neymar había perdido su oportunidad y Gabriel Jesús, en la respuesta, se lo hizo saber. Otra combinación desde la defensa, otro pase a la espalda de los laterales, Bernardo, solo cortando hacia el interior, posicionándola al centro y Jesús, en un toque, para el 2-1.

Se hizo justicia en el Etihad: ganó el mejor y no el que tiene a los mejores jugadores. Venció un City que es mejor bloque, mejor equipo y que con solo uno de los tres que tiene arriba el PSG, dominaría Europa sin problemas. Los de Guardiola se aseguran, además, el pase a octavos como primeros de grupo; los parisinos serán segundos.

/Clarin

Pinche para agregar su comentario
Destacados

Más de Destacados

Afirman que hay problemas entre Marcelo Bielsa y la estrella del Leeds United

Gabriel Ayala30 noviembre, 2021

Pellegrini y su renovación: «Es importante que las dos partes quieran seguir»

Gabriel Ayala30 noviembre, 2021

El ganador se quedará con el último boleto a la Copa Sudamericana

Gabriel Ayala30 noviembre, 2021

Hinchas de River se autoconvocan por redes para pedirle a Gallardo que se quede

Gabriel Ayala30 noviembre, 2021

José Pekerman, nuevo seleccionador de Venezuela

Gabriel Ayala30 noviembre, 2021

Ratifican castigo a San Marcos de Arica: desciende a Segunda División y se salva Barnechea

Indiasan30 noviembre, 2021

Ignacio Saavedra: “Estamos trabajando con la misma mística que lo hicimos desde la primera fecha”

Nissin Alvo Rodríguez30 noviembre, 2021

Luis Casanova: “Salvarse del descenso depende sólo de nosotros

Marcelo Barranti30 noviembre, 2021

Franco Torgnascioli, arquero de Everton: “No queremos que la UC dé la vuelta olímpica en nuestro estadio”

Victoria Robles30 noviembre, 2021

Copyright © 2016 Time Out Chile Group.

VISITA OTROS SITIOS DE TIMEMEDIA  

Tecnología