Pelé

Muerte de Pelé: Una vez fue expulsado y la gente obligó a que volviera a jugar (Video acá)

Muerte de Pelé: Una vez fue expulsado y la gente obligó a que volviera a jugar (Video acá)

Pelé fue un hombre récord: marcó más de 1.200 goles, ganó tres Copas del Mundo y fue declarado tesoro nacional de su país. Pero hora que Pelé ha fallecido y se engrandece su leyenda, se comienzan a recordar momentos únicos del O Rey como este que vivió en un partido en Colombia.

Pero entre sus acciones más curiosas hubo una nunca vista en el fútbol latinoamericano: en un partido, el astro brasileño fue expulsado (Pelé sólo había visto la roja en tres partidos en toda su vida profesional) y volvió al campo por petición popular tras ser anulada su expulsión.

Y fue el árbitro, el colombiano Guillermo Velásquez, el expulsado.

El incidente ocurrió el 17 de julio de 1968 en Bogotá, durante un partido amistoso entre la selección colombiana y el legendario club Santos, donde Pelé jugó la mayor parte de su carrera profesional.

En aquel momento, la federación colombiana de fútbol había conseguido convencer al famoso club brasileño y a su estrella para que jugaran un partido amistoso mientras la selección nacional se preparaba para los Juegos Olímpicos de México.

La principal atracción del partido no fue la selección nacional, por supuesto, sino O Rei.

Aunque no era la primera vez que jugaba un partido en Colombia (ya había jugado allí al menos ocho veces), sí era su primer amistoso.

Y quizás por eso, sin los penaltis de los árbitros, acabó con Pelé expulsado por el árbitro, con Pelé volviendo al campo… y con los compañeros del astro brasileño presentándose en una comisaría colombiana.

Pelé no tuvo muchas expulsiones en su carrera, pero era un jugador temperamental. Si hoy repitieran el partido, volvería a expulsar a Pelé», declaró Velásquez al periodista Alberto Salcedo Ramos en un artículo publicado en la revista colombiana Soho.

Tras el anuncio de la muerte de la leyenda del fútbol brasileño el 29 de diciembre, recordamos los acontecimientos de este encuentro único.

PELÉ ERA BRAVO EN LA CANCHA

A principios de 1968, la selección colombiana de fútbol ganó una de las plazas disponibles para el torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos de 1968 en México.

Como parte de los preparativos, la Federación Colombiana de Fútbol consiguió organizar un partido amistoso con el legendario Santos de Pelé. El partido estaba previsto para el miércoles 17 de julio en el estadio «El Campín» de la capital colombiana.

Según los periódicos, el estadio estaba lleno. Para el partido, los organizadores designaron a Guillermo Velásquez como árbitro principal.

Velásquez tenía fama de excelente árbitro (más tarde sería uno de los jueces de línea en el llamado «partido del siglo» entre Italia y Alemania en las semifinales de México 1970), pero también era un matón en el campo: al menos tres veces El Chato, como le apodaban, se había enzarzado a puñetazos con los jugadores en el campo.

Pero era un partido amistoso. Y además de la preparación olímpica, se trataba de ver a O Rei en su mejor momento.

Según las crónicas de la época de periodistas como Hernán Peláez Restrepo y la crónica publicada por el diario colombiano El Tiempo, el partido se inició rápidamente: a los tres minutos, Alfredo Arango -delantero nacido en la costa atlántica colombiana- marcó el primer gol.

Sin embargo, los jugadores del Santos, al ver que el juez de línea había levantado su banderín, protestaron, considerando el gol inválido.

No fue una simple protesta, sino una secuencia de acontecimientos violentos que comenzó con una patada al árbitro por parte del defensa y capitán del equipo brasileño, Antonio Lima, a lo que el Chato Velásquez -que, antes de ser árbitro, era boxeador aficionado- respondió golpeando al jugador en el estómago.

De algún modo, los ánimos se calmaron y el partido continuó sin problemas. Eso fue hasta siete minutos antes del final de la primera parte.

Hay discrepancias y diferencias en los relatos; lo que se sabe, sin embargo, es que el astro brasileño afirmó que recibió una falta tras un saque de esquina y un cabezazo de Pelé.

La indiferencia con la que Velásquez respondió a las quejas de King reforzó sus insultos contra el árbitro.

«Hace quince o veinte días venía de un torneo amateur en Leticia, en la frontera con Brasil, con equipos de ese país, Perú, Ecuador y Colombia», dijo Velásquez al diario El Tiempo.

Fui a un sitio a ver bailar, y lo primero que aprendes en otro idioma son palabrotas. Pelé me las dijo todas y yo las entendí».

Entonces sucedió: en una época en la que no había tarjetas de penalti (no se introdujeron hasta después del Mundial de 1970), El Chato expulsó a Pelé y le ordenó abandonar el partido por insultar al árbitro.

Y aunque Pelé obedeció la orden del árbitro sin vacilar, Troya estaba ardiendo en ese momento.

Peláez Restrepo señala que la cancha se convirtió en un «ring de boxeo», con los jugadores del Santos abalanzándose sobre Velásquez y golpeándolo con los puños.

De una delegación de 28 personas, los únicos que no me pegaron fueron el médico, el periodista y Pelé», dijo Velásquez a Salcedo Ramos.

La mayoría de los 60.000 espectadores presentes también se volvieron contra Velásquez, que empezó a increparle por expulsar del estadio a la estrella por la que la mayoría de ellos había pagado la entrada.

Ante el caos reinante tanto en el campo como en las gradas, la junta directiva de la Federación Colombiana de Fútbol, que había organizado el partido, tomó una decisión: Velásquez fue expulsado y Pelé pudo volver a jugar. Por algo Pelé era el rey.

Uno de los jueces de línea sustituyó a Velásquez, y uno de los árbitros del partido, vestido de traje y corbata, apareció con una bandera para sustituir al juez de línea, que ahora estaba en el terreno de juego.

Pelé volvió de la ducha y el partido terminó 4-2 a favor de la selección brasileña.

«Menos mal que a Pelé no se le ocurrió robar un banco, porque seguro que aquí igual le habrían aplaudido», declaró Velásquez a Soho Magazine.

Denuncia

Velásquez, fallecido en 2017, abandonó el partido con la cara hinchada por la paliza que le propinaron los jugadores brasileños.

Pero su indignación no remitiría fácilmente. En cuanto salió del campo, se duchó y se dirigió a la comisaría cercana para denunciar a las personas que creía que le habían pegado esa noche.

La mayoría de los miembros de la delegación de Santos tuvieron que permanecer en Colombia dos días más de lo previsto para hacer frente a las acusaciones.

Como informó la periodista Ana María González, finalmente acordaron pagar a Velásquez una suma de dinero como indemnización.

Pelé se fue a México 70, donde ganó su tercera Copa del Mundo.

Velásquez y Pelé volvieron a encontrarse muchos años después en un partido amistoso en Miami, cuando Pelé ya era la estrella del Cosmos de Nueva York.

En aquel partido, fue Pelé quien se llevó la tarjeta roja para guardarla como recuerdo.

PELÉ Y SU EXPULSIÓN EN COLOMBIA VIDEO ACÁ

Pinche para agregar su comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pelé
@chayalar

Periodista, Director de Todofutbol.cl y fundador de Radio Sport Chile. En su carrera también ha pasado por medios como La Tercera, Chilevisión, Canal 13, El Mercurio, Radio Bío Bío y Radio Nacional entre otros. Además es profesor universitario de periodismo.

Más de Pelé

Uno de los cuatro goles que marcó Pelé con el Santos el 26 de febrero de 1958 al América-RJ

Pelé: el partido que le valió al crack brasileño el título de «rey» (Video acá)

Christian Ayala Rojas30 diciembre, 2022

Copyright © 2016 Time Out Chile Group.