Destacados

Conozca a N’Golo Kanté, el pequeño gigante del Chelsea

Conozca a N’Golo Kanté, el pequeño gigante del Chelsea

El francés, de origen malí y que mide 1,68 metros, tardó en explotar en el fútbol, pero con el Chelsea se ha convertido en el mejor de la Champions

Uno a uno, los jugadores del Chelsea recibían de manos de Aleksander Ceferin su medalla de campeones de Europa. Lo hacían exultantes y con cierta prisa. A cinco metros del presidente de la UEFA, emergía el atril con el trofeo más deseado por cualquier futbolista. Besos y abrazos de pasión como si fuera ese hijo que acaba de regresar a casa por Navidad, pero hubo un jugador que rompió el patrón. N’Golo Kanté se acercó a la orejona y, como si le diera vergüenza, le dio un cariñito suave, sin acercarse demasiado. Un gesto muy propio del MVP de la Champions más tímido que se recuerda.

Kanté no es un jugador más. Su perfil está muy alejado del vedetismo en el que se mueve la mayor parte de su gremio y tendría razones de peso para no ser así, pero sus humildes orígenes guían su introvertida personalidad. Sus padres malienses llegaron a las afueras de París en la década de los ochenta. Se asentaron en el barrio obrero de Rueil-Malmason y ahí nació N’Golo en marzo de 1991. Su infancia estuvo marcada por el fútbol, pero en su caso obtuvo más sufrimiento que placer. Su baja estatura (1,68 metros) le cerró las puertas de la mayoría de los grandes clubes del país, y también de Clairefontaine, la fábrica de talentos de Francia.

Tan feo veía su futuro como futbolistas que decidió aplicarse en los estudios y especializarse en contabilidad, pero a la par que cultivaba su formación le llegó por fin su gran oportunidad. Con casi 20 años, logró una prueba con el equipo reserva del US Boulogne, que entonces militaba en la Ligue 1, la segunda división francesa. Ahí, el guión de su carrera dio un giro de 180 grados. Diez años como profesional en los que subió al primer equipo del Boulogne (2011), fichó por el Caen (2013), ganó con el Leicester la Premier más sorprendente de su era moderna (2016), repitió un año después ya con la camiseta del Chelsea (2017), conquistó el Mundial con su país (2018), la Europa League (2019) y la joya de la corona, la Champions (2021), siendo el MVP de la final y del torneo. Éxitos a los que ha llegado con dos madridistas como referentes: «Siempre estaré agradecido a Lasana Diarra. Él me enseñó mucho con la selección. Y a Makelele, que trabaja con nosotros y ha sido clave para mejorar mi juego».

Hace tres años, cuando Francia apeó a Argentina en los octavos de final de la Copa del Mundo (4-3), Mbappé se llevó todas las fotos de aquel partido, pero Kanté se ganó una canción: «N’Golo Kanté, él es bajito, él es guapo, él es el único que paró a Messi, pero todos sabemos que es un tramposo… ¡N’Golo Kanté!», cantaban sus compañeros en el autobús de vuelta al hotel de concentración tras sellar el pase a cuartos. Aquella noche de junio en Kazán, Messi se fue a la cama arropado por Kanté, infranqueable para el astro argentino. Algo parecido sucedió con De Bruyne en Do Dragao.

Deseo de Zidane

Kanté fue una de las peticiones de Zidane, tanto en su primera como en la segunda etapa como entrenador del Real Madrid, pero en el club blanco nunca le acabaron de ver como un futbolista de talla para la entidad merengue. Seguramente, tras la semifinal ante el propio Madrid y la exhibición frente al City, en las oficinas de Valdebebas más de uno se haya tirado de los pelos. Kanté recorrió 12 kilómetros en la final, dio 29 de 34 pases -un 86% de acierto-, robó diez balones y no cometió ni una sola falta. Un portento físico al que no le quema el balón en los pies. Un ‘box to box’ de manual que sostiene todo su equipo y desarbola al rival.

Si miramos más allá de la final, sus números en la totalidad de la Champions son aún más serios. 710 minutos en 13 partidos en los que ha acumulado 93,5 kilómetros. Cada siete minutos y medio, Kanté ya había corrido un kilómetro: «El MVP es secundario. Lo principal es el trabajo de todo el grupo. Siento orgullo y alegría», explicaba el mediocentro minutos después de levantar su primera Champions. Después, se llevó el manteo de todos sus compañeros, sabedores de que media orejona le pertenece, y un piropo final de su compatriota Giroud: «Es un tipo increíble, enorme. Corre a todas partes, marca diferencias, crea huecos… Con él nos sentimos como si fuéramos 12 en el campo».

/ABC

Pinche para agregar su comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacados

Más de Destacados

En San Carlos comienza esta noche la fecha 22: U. Católica – O´Higgins

Guido Mateluna11 agosto, 2022

Copa Sudamericana: Sao Paulo pasó a semifinales por penales

Tadeo Mateluna11 agosto, 2022

Real Madrid es intratable: ahora ganó la Supercopa de Europa

Sol Garcia Lineros10 agosto, 2022

Dos clubes de la sexta región serían desafiliados de la ANFA por hechos de violencia

Maximiliano Figueroa10 agosto, 2022

Ariel Holan: «Tenemos la ilusión y el objetivo de seguir mejorando en el Campeonato Nacional»

Nissin Alvo Rodríguez10 agosto, 2022

En Brasil ya confirman que el partido ante Argentina no se va a jugar

Julian Lautaro Luque Besoaín10 agosto, 2022

Por falta de dinero: el porqué de la no llegada de Mauricio Isla y Tobías Figueroa

Marcelo Barranti10 agosto, 2022

Carlos Chandía: “Sergio Jadue me pidió perjudicar a Wanderers y Everton”

Gabriel Ayala10 agosto, 2022

Deportes Melipilla obtuvo una importante victoria sobre Unión San Felipe

Indiasan10 agosto, 2022

Copyright © 2016 Time Out Chile Group.