Destacados

Atlético de Madrid: Tan cerca ya, tan lejos aún

Atlético de Madrid: Tan cerca ya, tan lejos aún

El líder da otro paso hacia el título con una victoria sufrida

Tenía que ganar tres partidos consecutivos. Nada más que eso… y nada menos que eso. Porque resulta que no lo hace desde enero. Ahora tiene que ganar dos. La Real queda en el camino hacia el posible título del Atlético después de un partido que llegó a tener aroma de goleada pero que la tropa de Simeone acabó con el agua al cuello, absolutamente perjudicada por los cambios y en estado de pánico tras el gol de Zubeldia que tuvo la cosa a tiro de empate hasta que el del silbato decretó el final. De esa diana visitante a la conclusión pasarían unos diez minutos, pero hay mucho rojiblanco dispuesto a jurar que fueron diez horas.

El Atlético apareció hecho una furia. Los primeros actos consecutivos que ha despachado ante Elche, Barcelona y Real vuelven aún más inexplicables todos los que había desperdiciado antes, el caso es que el equipo rojiblanco se tiró a la yugular de un rival que parecía tomarse el asunto con cierta displicencia. Para cuando se hizo la primera muesca en la pistola local, sobre el cuarto de hora, ya habían flirteado con tal suerte Luis Suárez, dos veces, y Llorente, otras dos. Al uruguayo se le fueron, al español se le apareció Remiro en una acción que quizás demandaba asistencia.

En éstas Koke sacó un córner en corto para Carrasco, que se fue perfilando con aviesas intenciones pero que, como no encontró un espacio que diera continuidad al lance, terminó retrasando y desentendiéndose en cierto modo del asunto. Por un momento incluso perdió de vista la jugada, en lo que la zaga blanquiazul le perdía de vista a él. Así que fue precisamente el belga quien controló a la espalda del personal el servicio con el que Llorente introducía por fin la pelota en el área. Se le fue algo larga, o eso pareció, el caso es que metió la puntera para solucionar lo que dadas las circunstancias ya no podía tener otra solución. Gol. El que se buscaba, el que se había encontrado.

No pareció encajarlo del todo mal la Real, que por fin apareció en una acción de Barrenetxea, pero la porfía del líder se mantuvo hasta que, cerca de la media hora, Luis Suárez dibujó una maniobra maravillosa ante un Oyarzabal que ni picaba demasiado adelante ni ayudaba demasiado atrás. El charrúa completó su delicia con un pase interior para habilitar a Correa aprovechando que Sagnan no se estaba enterando de nada. El argentino la puso rasa y junto al palo, donde duele, para certificar la segunda diana. Por tercer partido consecutivo, el 10 acudía a la cita con la red del Metropolitano antes del descanso. Angelito las falló antes, Angelito no las falla ahora.

Entonces sí, entonces el Atlético se tomó un respiro. Con esa ventaja en el marcador cualquier partido entra en territorio Oblak. Para desgracia de Isak, cabría añadir, que topó dos veces con el esloveno. En realidad para la segunda topó con una extraña alianza del portero y del poste, el caso es que la mejor acción visitante se quedó en un saque de esquina que a su vez se quedó en nada. Fatigado por un ritmo imposible de sostener, el cuadro del Cholo buscó el refugio del descanso no sin antes soltar un último zarpazo que esta vez no hizo el daño que pretendía. Algún desajuste por la izquierda, donde Carrasco no llegaba siempre al auxilio de Hermoso, había sido la peor noticia de un tramo repleto de noticias excelentes.

Simeone se negó a dar el partido por ganado. Su idea pasaría seguramente por un tercer gol a la contra, el caso que no hizo sus primeros cambios hasta que Imanol agotó los suyos. Sorprendieron los movimientos de Alguacil, que no tiró de Silva o Januzaj pero que sí fue prescindiendo de Isak, primero, y Oyarzabal, después. Por un lado refrescaba, sí, por otro miraba de reojo al fin de semana, también. Funcionó, sobre todo porque Suárez se había empeñado en perdonar. Curiosamente al 9 se le podía pedir esta vez de todo menos gol. Cosa de no creer.

Oblak hizo acto de presencia cuando volvió a ser requerido, en una volea mordida de Portu, y El Cholo entendió necesario por fin mover el árbol. Kondogbia y Joao fueron los elegidos, pero lo que salió de aquélla fue una triple ocasión visitante, Portu al palo, Bautista bloqueado por Savic y Merquelanz desviado, que anunciaba lo que estaba por venir. La actitud de los recién llegados dejaba bastante que desear, Lodi otro que tal, y un saque de esquina defendido de aquella manera derivó por fin en el tanto de Zubeldia y en el sofoco final de un Atlético que lo ve cerca ya, pero que lo ve lejos aún. Coraje… y corazón. Mamita, lo que está sufriendo ese corazón.

/Marca

Pinche para agregar su comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados

Más de Destacados

Inter Miami buscará a Arturo Vidal para que se convierta en su nueva estrella

Gabriel Ayala28 junio, 2022

El incómodo momento que vivió Iván Morales con los hinchas del Cruz Azul en México

Gabriel Ayala28 junio, 2022

Con un semifinalista asegurado de la Primera B: este es el cuadro de los octavos de final de la Copa Chile 2022

Gabriel Ayala28 junio, 2022

Diego López y el escape del triunfo de la U ante General Velásquez: “El equipo aflojó y eso no nos puede pasar”

Gabriel Ayala28 junio, 2022

Gustavo Quinteros se agranda en la previa al duelo ante Inter: “Teniendo a todos al 100%, podemos ganarle a cualquiera”

Gabriel Ayala28 junio, 2022

Corinthians vs Boca Juniors, el partido más atractivo de este martes por Copa Libertadores

Tadeo Mateluna28 junio, 2022

Inter de Porto Alegre llegó a Chile y recupera a dos titulares para el choque con Colo Colo

Gabriel Ayala27 junio, 2022

Qué tiene que pasar para que Luis Suárez llegue a River: las dos condiciones

Sol Garcia Lineros27 junio, 2022

Eintracht Frankfurt y el Olympique Lyon: dos destinos para Brereton

Freddy Bustos27 junio, 2022

Copyright © 2016 Time Out Chile Group.